domingo, 21 de octubre de 2012

48

Sueño. En el ático donde nunca había entrado y de donde veo la primera planta de la casa está el acuario alumbrado con tres pirañas delgadas moviéndose lentamente. ¿Viven todavía y cómo? me pregunto al echarles comida. Se hinchan como globos y se atacan pero no se devoran. Caen al fondo y como cerdos chonchos respiran y duermen.