domingo, 6 de diciembre de 2009

7

Sueño. En Italia había un edificio habitado por norcoreanas y que, pasado los años, el gobierno olvidó. Un día las autoridades de Roma decidieron que era hora que su gobierno recuperara el control sobre lo que se había convertido en un enclave de coreanas en su país.  Otro Vaticano o San Marino, pero más pequeño. Por estas fechas el edificio era más que residencias para las norcoreanas. Habían instalado talleres de costura y las trabajadoras se negaban a abandonar el pequeño territorio.